Problemas habituales con el agua de la piscina

Tener una piscina en casa es el sueño de muchos. Pensar en darse un baño refrescante cuando llega el buen tiempo, relajarse al llegar del trabajo  o hacer ejercicio antes de salir en la mañana forma parte de los planes que normalmente suelen tener en mente. Pero para lograr que cualquiera de estas actividades se pueda realizar en un agua realmente limpia, una piscina requiere un mantenimiento regular, mediante el cual nos aseguremos de mantenerla libre de hongos, malos olores y que su agua sea completamente transparente. Repasemos entonces cuales son los principales problemas que podemos tener con el agua de la piscina y los mejores tratamientos para hacerles frente.

Algas en la piscina

Uno de los problemas que con mayor frecuencia afectan a las piscinas es la formación de algas. Pero aunque en la naturaleza existen una gran variedad de especies, las que suelen formarse en ellas son específicas  de este tipo de aguas. Afortunadamente deshacerse de ellas no es algo que consuma mucho tiempo pues pueden hacerse desaparecer casi tan rápidamente como estas logran crecer en este medio.

Existen tres tipos de algas que crecerán en una piscina y podrás identificarlas fácilmente. Las primeras generan un agua turbia y de coloración verdosa que te quitará las ganas de sumergirte en el agua. Son las llamadas algas verdes que no solo se adhieren a las paredes sino que se observaran a simple vista flotando en ella. Otro tipo de alga que seguramente podrás encontrar, son las que se acumulan en las juntas de los azulejos tanto del piso como de  las paredes y que tiene un característico color negro. Estas muy difíciles de eliminar por lo cual lo mejor es evitar que aparezcan. Por ultimo existen las llamadas algas mostaza, que no ensuciaran el agua visualmente y se mantendrán exclusivamente adheridas a las paredes de las piscinas.

Tratamiento contra las algas

La mejor manera de actuar frente a las algas es la prevención, por ello cualquier fontanero especializado en el mantenimiento de  piscinas podrá recomendarte alguno de los excelentes productos que se consiguen en el mercado. Tan solo bastará  aplicarlos con la frecuencia recomendada y en las cantidades sugeridas por los fabricantes, para conseguir mantenerlas a raya y disfrutar de un buen chapuzón cuando lo desees, con la seguridad de hacerlo en un agua completamente limpia.

Si por cualquier descuido ya las algas aparecieron en el agua, pues tranquilo que también hay solución. Lo primero es limpiar el piso y las paredes con un limpia fondos específicamente fabricados para el mantenimiento de las piscinas. El siguiente paso será añadir un cloro de rápida actuación, como es el caso del producto conocido como Dicloro y luego algún producto anti algas de los que encontrarás en las tiendas especializadas.

Agua turbia

El agua turbia es también un problema usual en las piscinas. Esta es producto de partículas y elementos que hayan caído al agua debido a la acción del viento como puede ser el polvo, la arena u otras pequeñas partículas y que se quedan  suspendidas en ella motivado a que los sistemas de filtración no son capaces de atraerlas por lo reducido de su tamaño.  La otra razón por la cual el agua de la piscina no será transparente se debe a la presencia de algas, aspecto ya comentado anteriormente y que se sabe que un pH inapropiado contribuye a su aparición. Asegurarte de mantenerlo en los niveles recomendados no es tan complicado, tan solo requerirás utilizar un analizador de pH para garantizar que los niveles se ubiquen entre el 7,2 y el 7,6.  

Tratamiento para el agua turbia en piscinas

La forma más eficaz de mantener transparente el agua de la piscina es asegurando un correcto funcionamiento del sistema de filtros. La mejor manera de conseguirlo es confiando el mantenimiento o el arreglo cuando fuera necesario, solo a profesionales expertos, como los fontaneros especializados en esta rama, quienes tienen los conocimientos necesarios para verificar que la bomba del filtro opera perfectamente. Recuerda que si no conoces este sistema lo mejor es no manipularlo, pues cualquier error puede traer consecuencias cuya solución implique un costo de reparación alto.

La otra recomendación es el uso de productos algaidas para deshacerse de las algas.

PH desajustado

Un control del pH del agua de la piscina es uno de los elementos fundamentales a tener en cuenta durante el programa de mantenimiento pues cualquier alteración o desajuste pueden acarrear consecuencias a la salud. Un pH alto provocará el enrojecimiento de los ojos y la irritación de la piel luego de estar sumergidos en el agua, en tanto que uno bajo es el caldo de cultivo ideal para el surgimiento de las algas e inclusive para corroer los metales que se encuentran en contacto con ella.  Verificar regularmente los niveles mediante la realización de pruebas, es la forma adecuada de garantizar que este se encuentre equilibrado al ubicarse entre  7,2 y 7,6. 

Tratamiento para desajustes en el pH

En las tiendas especializas existen kits que permiten analizar fácilmente el pH del agua y dependiendo del resultado aplicar los productos necesarios para devolverlo a los niveles recomendados, lo que hace de este  un problema muy fácil de corregir.

Cal en la piscina

Un elemento que aunque no impide disfrutar del baño sí que tiene consecuencias visuales en el agua de la piscina e inclusive puede ocasionar daños y obstruir conductos de las mismas. Nos referimos a la presencia de cal, que debe ser eliminada cuanto antes para evitar que logre provocar problemas mayores.

Tratamiento para la cal

¿Cómo hacerlo? Pues el primer paso es vaciar los depósitos donde está ya se encuentre acumulada y a continuación verificar el pH del agua, pues un ajuste inadecuado está relacionado con la aparición de la cal en la piscina. Lo siguiente será adquirir un producto antical y aplicarlo.

Olor fuerte a cloro

Esto es un indicio inequívoco de que algo anda mal con el pH y que seguramente es ocasionado por haber vertido un exceso de cloro en la piscina.

Tratamiento para el cloro

Existen productos que logran restablecer el nivel adecuado de cloro a la piscina por lo que la solución al fuerte olor a este elemento tan solo depende de la aplicación de estos tratamientos.